Salud - General

Santiago
Tengo un caballo de doma con problemas, de úlceras gástricas ¿cómo puedo ayudarle?   

Las úlceras son mucho más frecuentes en los caballos de lo que creemos, se calcula que aproximadamente lo padecen el 60 % de caballos de deporte. Los caballos por naturaleza comen de 16 a 18 horas al día, comen pequeñas cantidades pero muy frecuentemente. Así, el estómago nunca se encuentra completamente vacío  ni completamente lleno, lo que beneficia la digestión y que no aparezcan úlceras. En el caballo actual por necesidad y manejo pasa a comer dos o tres veces al día, el aporte de fibra no es el ideal en cuanto a cantidad y calidad, y encima necesitamos aportarles gran cantidad de energía  para desarrollar el ejercicio a que le sometemos por lo que recurrimos a administrar concentrados: a cereales y piensos. Esto no tendría que ser un problema si racionamos adecuadamente y mantenemos el nivel de fibra suficiente. (1,5 % del peso vivo como mínimo) con ello conseguiremos que el  caballo mastique lo suficiente e insalive el bolo alimenticio para neutralizar la acidez del estómago.  A nivel práctico, debemos dar fibra digestible, henos de calidad,   Debemos complementar la fibra con un pienso que nos cubra las necesidades del caballo, con bajo contenido en almidón y azúcares. Es aconsejable utilizar Pellets (granulados) de mayor tamaño para favorecer la masticación y la insalivación. También debemos dar más la alimentación diaria repartida en cuantas más tomas mejor, con el objetivo de que el estómago no quede vacío. Por supuesto el tratamiento con omeoprazol es aconsejable para proteger el estómago.

Isabel
He comprado un caballo de 6 años, quería saber la cantidad de pienso que debería darle.

Para conocer la cantidad de alimento que debes dar a tu caballo, es importante primero saber el peso del caballo y la actividad que realiza, si es un caballo de actividad ligera, media, intensa o muy intensa. También debemos conocer el tipo de trabajo que va a realizar, si es para salto, para doma etc., o si es para hobby. Ello condicionará el tipo de alimento que debes darle. Por ejemplo,  puedes encontrar en el mercado muchos  piensos para competición pero éstos deben estar  formulados en función de la disciplina y acorde con el carácter del animal. Con lo cual deberías elegir el más idóneo para tu caballo. Existen diferentes tablas publicadas sobre necesidades de cada nutriente ( NRC de USA, INRA de Francia, CBV de Holanda, etc.…) estas tablas indican para cada nivel de actividad o estado fisiológico cual es el requerimiento de cada nutriente.

El peso del caballo lo puedes calcular con la ecuación del INRA midiendo en centímetros (cm), el perímetro torácico (PT) y la alzada a la cruz (AC), y aplicando la siguiente ecuación:

• CABALLOS ADULTOS: P.V. (kg)= 4,3 x P.T. (cm) + 3,0 x A.C.(cm)- 785 • CABALLOS MENORES DE 4 AÑOS: P.V. (kg)= 4,5 x P.T.(cm) - 370

Finalmente debes aportarle una buena base de fibra con un buen heno- La cantidad de forraje debes aportar aproximadamente el 1,5 % del peso vivo.  Y del 0,5 % a 1 % del pienso elegido.

Sebastián
Tengo caballos que hacen rutas por la montaña el fin de semana,  esta semana un  caballo  está muy rígido  y apenas se mueve, ¿qué le podría dar?

Primero de todo debes consultar a tu veterinario para ver de qué patología muscular se trata, pero probablemente, tenga un proceso de “miositis” aguda, lo que comúnmente se llama enfermedad del lunes, o Tying up (Rabdomiliosis aguda).   Suele ser frecuente en caballos que trabajan muy fuerte el fin de semana y nada entre semana.  Es importante que no sometas a sobreesfuerzo a los caballos sin un plan de entrenamiento entre semana y un adecuado plan de alimentación evitando dietas muy energéticas, con demasiado aporte de carbohidratos ( almidones y azúcares)  para el trabajo que realiza y aportando antioxidantes, como la vitamina E, selenio , Vitamina C. También evitar carencias de minerales, electrolitos, como el sodio , cloro y potasio.
Temporalmente es mejor modificar la dieta de tu caballo aumentando la cantidad de heno y fibra en general, bajar la cantidad del pienso actual o suprimirla y sustituirlo con un producto muy bajo en almidones y azúcares.  Existen productos en el mercado para aportar estos antioxidantes antes y durante el trabajo,  y también productos para recuperar el tono muscular. Te ayudarán a mejorar el estado muscular y eliminar los residuos como el ácido láctico. Asegura también un aporte de  electrolitos y agua en gran cantidad.

Maria
Me han regalado  un caballo PRE y un potro de 12 meses,  no había tenido nunca caballos y desconozco que cantidad de pienso y paja debo darle  ¿Cómo puedo saber la cantidad de alimento debo darle?

Esta es una de las preguntas más habituales que se hace un nuevo propietario  pero que mucha gente  que lleva ya muchos años con caballo no lo contempla.  A veces debemos revisar lo que estamos haciendo para poder ajustar mejor la cantidad de alimento que vamos a dar a nuestros caballos. Sin duda es muy importante saber cuanto hay que dar de comer a los caballos. Para conocer la cantidad de alimento que debes dar a tu caballo, es importante primero saber el peso del caballo y después ver  la actividad que realiza;  no es lo mismo si  un caballo  realiza una actividad ligera, media, intensa o muy intensa, y qué discipllina que realiza ( salto, doma, completo etc.) a una yegua o potro por lo que debemos saber el estado fisiológico en el que se encuentra; si es una yegua en gestación o lactación, si es un potro en crecimiento y en qué mes se encuentra.
Para conocer las necesidades existen diferentes tablas publicadas sobre necesidades de cada nutriente ( NRC de USA, INRA de Francia, CBV de Holanda, etc.…) estas tablas indican para cada nivel de actividad o estado fisiológico cual es el requerimiento mínimo de cada nutriente.
El peso del caballo lo puedes calcular con la ecuación del INRA midiendo en centímetros (cm), el perímetro torácico (PT) y la alzada a la cruz (AC), y aplicando la siguiente ecuación:
• CABALLOS ADULTOS: P.V. (kg)= 4,3 x P.T. (cm) + 3,0 x A.C.(cm)- 785
• CABALLOS MENORES DE 4 AÑOS: P.V. (kg)= 4,5 x P.T.(cm) - 370
Para no complicarte, lo más fácil es elegir de tu proveedor el pienso ideal destinado a su actividad  y disciplina o estado fisiológico y te indicará los kg de pienso a aportar. Normalmente irá del 0,5 al 1 % del peso del caballo. Para la cantidad de forraje debes aportar aproximadamente el 1,5 % del peso vivo.

Teresa
Tengo una yegua de 10 años que tiene problemas de atoro, se atraganta y deja de comer, Mi veterinario me ha recomendado que deje de darle ese pienso y le de otro ¿Me solucionará el problema?

Existen problemas de atoro en algunos caballos que comen muy rápido, o porque son de carácter ansioso o porque solo comen una vez al día y cuando reciben la comida lo hacen de forma muy rápida provocando obstrucción esofágica. También cuando reciben menor cantidad de forrajes comen con más ansiedad. Para evitar esto es importante por un lado asegurarte que recibe la cantidad de heno requerida, un mínimo del 1,5 % del peso vivo, y, por otro lado el alimento que le estás proporcionando distribúyelo en el máximo número de tomas posibles. Puedes utilizar ciertos obstáculos para que le es más difícil ingerir de forma glotona, por ejemplo podemos colocar piedras de tamaño mediano en el comedero, con ello conseguiremos que el caballo tenga que ir buscando el alimento con cierto impedimento, el tiempo de ingestión será más lento. Una vez controlado esto, puedes usar piensos granulados de tamaño más grande de lo habitual ya que esto va a provocarle que esté masticando mucho más tiempo e insalivando mucho más lo que le beneficiará mucho más ya que el bolo alimenticio queda más lubrificado y además se aumenta la pre digestión del alimento y hace efecto tampón en el estómago.

Laura
Hace unos días que mi caballo no come bien, empieza a comer con normalidad pero al cabo de un rato deja de hacerlo, gran parte del pienso se queda en el comedero, en cambio el heno se lo come
perfectamente.

Primero de todo fíjate si el estado del pienso para ver si está en condiciones y es el normal, mira el aspecto y el olor que sean los habituales, también revisa el almacén del pienso donde lo guardas, que los sacos no estén mojados y el producto no esté enmohecido. Si todo es normal, habría que buscar la causa que te origina esta anomalía, pero una de ellas y bastante frecuente, suele ser el mal estado de la dentadura de algunos caballos. Cuando sucede, el caballo no pueden masticar de forma correcta y no insalivan bien el bolo alimenticio y, si el dolor es muy grande dejan de comer, ello conlleva una pérdida de condición corporal, pérdida de peso y rendimiento, en definitiva entran en un círculo vicioso que le va a complicar la vida por lo que deberías revisar la boca de tu caballo y llamar a tu odontólogo equino si este es el problema se solucionará rápidamente. También descarta cualquier problema a nivel del estómago como puede ser una úlcera gástrica que le esté provocando esta anomalía. Si has realizado cambios de alimentación puede ser que el caballo no se haya acostumbrado al nuevo pienso, a su sabor etc.. ( no le guste) y se vuelva caprichoso, siempre debe hacerse gradualmente incrementando poco a poco la cantidad del pienso nuevo y descendiendo el pienso anterior. Hasta que no hayas solucionado el tema, proporciónale un Mash, esto es un pienso especial para mezclar con agua caliente para obtener al final una papilla que se comerá muy fácilmente. Te recomiendo que aumentes también de momento la cantidad de fibra que le estés dando y revisa con tu veterinario todas estas posibles causas.

Juan
Tengo una yegua PRE de 12 años, continuamente está mordisqueando la madera del box, constantemente da patadas a la puerta hasta que me acerco, ¿cómo puedo solucionarlo?

Varios factores pueden ser la causa de lo que te ocurre, morder la madera, incluso comérsela suele darse cuando existe una carencia de fibra en el global de la dieta, es decir, de falta de forraje como heno o paja. Deberías revisar de que tu yegua disponga de al menos un 1-1,5 % de su peso vivo en forraje, es decir unos 5-8 kg de forraje para un peso de 500 kg de peso vivo. El mantener demasiado tiempo encerrados en boxes a los caballos suele aburrirlos, ello origina vicios o estereotipias, como el tiro del oso, dar patadas etc…Es importante sacar a los caballos diariamente para que realicen ejercicio eso les irá bien físicamente pero también calmará su comportamiento. El aporte incorrecto de minerales en la dieta también puede ser una de las causas que hacen que los équidos coman materiales extraños como la tierra o la madera. Te aconsejo utilizar un pienso equilibrado y adecuado a su actividad y la adición de una piedra de sal con minerales. También puedes recurrir a objetos para meter en el box como las bolas de plástico semiduro, para que jueguen y se distraigan los caballos.

Paco
Tenemos una pequeña yeguada en Sevilla, tenemos bañeras repartidas por la finca para poder dar de beber a las yeguas y potros que están en el campo, ¿cómo puedo saber si beben todo el agua que necesitan?

El primer nutriente y más fundamental para el caballo es el agua, participa en todas las funciones vitales del organismo y además debes pensar que más del 70 % del organismo es agua, por lo que es fundamental garantizarle su aporte. Los caballos deben tener agua a libre disposición, ellos irán bebiendo en función de sus necesidades, pero eso sí, el agua debe estar limpia si no beberán, el sistema de bañeras está bastante extendido en algunas zonas, no es el mejor sistema pero puede servir si periódicamente se van limpiando y renovando el agua, tendría que hacerse a diario, existen sistemas automáticos para instalar en el campo, que facilitan esta labor y siempre proporcionan agua limpia a los caballos. Los caballos en mantenimiento beben alrededor de 5-6 litros por cada 100 kg de peso vivo, esto es 35-30 litros para caballos de un peso aproximado
de 500 kg. A medida que los caballos trabajan, o las yeguas están produciendo leche por ejemplo los requerimientos de agua van aumentando y así por ejemplo un caballo de 500 kg en trabajo intenso o una yegua del mismo peso en plena lactación beberán entorno a 60 litros de agua al día, si el clima es húmedo y caluroso todavía necesitarán más agua para su mantenimiento vital.