15 Diciembre 2020

Nutrición


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Cómo mejorar la dieta de mi caballo

La alimentación diaria del caballo es una de las principales preocupaciones de los propietarios. Sin pie no hay caballo, pero sin una buena alimentación no hay salud.

En el Blog de Pavo hablaremos de cómo mejorar la dieta de nuestro caballo teniendo en cuenta solo 11 puntos:

Aumentar el número de tomas al día

Los caballos tienen un estómago muy pequeño, de modo que si repartes la dieta total del día en mayor número de tomas, facilitarás las digestión de los alimentos y por tanto su aprovechamiento.

Nunca suministres más de 2,5 kg de pienso en una toma a un caballo de tamaño medio.

No hacer cambios bruscos de alimentos

La flora intestinal del caballo interviene en la digestión de los nutrientes, encontrándose a “rendimiento óptimo” cuando recibe alimentos a los que está acostumbrada. Si hacemos cambios bruscos en el tipo de alimento que suministramos, la flora se desequilibra y la digestión se ve dificultada.

Además, puede acarrear problemas de salud importantes, no solo de disminución del aprovechamiento nutritivo.

Los cambios alimenticios deben realizarse en 7-10 días, aumentando cada día un poco la cantidad de alimento nuevo, a la vez que se reduce el antiguo.

Disminuir todo lo posible el uso de cereales

Los cereales son altos en almidón. De forma natural, cuando las cantidades de cereales son pequeñas, el almidón se digiere en el intestino delgado del caballo. Si hay demasiada cantidad, el intestino delgado no tiene capacidad para digerir todo el almidón y este alcanza el intestino grueso, donde sufre fermentaciones que acidifican el medio y destruyen la microbiota, liberando endotoxinas que pueden producir infosuras, cólicos y diarreas.

Aumentar la cantidad y calidad del forraje

El caballo debe de comer el 1,5% (en materia seca) de su peso vivo en forma de forraje, y nunca menos del 1%.

También es importante la calidad. Un forraje de calidad media puede mejorarse añadiendo lo que se conocen como sustitutivos del forraje, pero un forraje de mala calidad debe de cambiarse por otro mejor.

Ajustar la dieta a la edad del caballo

De esto ya hemos hablado mucho en “Cómo alimentar a un potro hasta los dos años y medio” y en “Alimentación del caballo de edad avanzada o senior

En caballos de edad adulta comenzamos a tener muchas variantes que comentaremos en los puntos siguientes.

Ajustar la dieta al ejercicio realizado y su disciplina

Según la disciplina que practique, el caballo realizará una actividad predominantemente aeróbica, anaeróbica o una mezcla de ambas, y tendremos que adaptar la alimentación a cada una de ellas para optimizar los resultados. Hablamos ampliamente de ello en el artículo  “El metabolismo de los caballos

Con variaciones puntuales de nivel de ejercicio, como es el caso de un día de descanso, también hay que cambiar la dieta. El caballo debe de comer hoy lo que necesita para hoy, no para lo que va a hacer mañana o por lo que hizo ayer.

Ajustar la dieta al estado fisiológico

Con estado fisiológico nos referimos a si está en lactación, en gestación, en periodo de descanso, si es un semental, etc. Son, todas ellas, condiciones que modifican muchísimo las necesidades nutricionales, y de las que ya hemos hablado en el blog.

Ajustar la dieta en situaciones de estrés

Los caballos pueden sufrir estrés en más situaciones de las que pensamos, pero como herbívoros que son, evitan manifestar el sufrimiento, pues sería un síntoma de debilidad ante depredadores. Por eso, debemos anticiparnos, y ante situaciones de estrés como la competición, o por la propia naturaleza nerviosa del caballo, debemos de suministrar piensos que actúen sobre el equilibrio ácido-base del estómago ya que la mucosa gástrica es la principal afectada en estos casos, hasta el punto de producirse úlceras, de las que no se quejan, y por tanto, pasan desapercibidas.

Calcular la dieta para el peso ideal

Igual de malo es que el caballo esté delgado o gordo. La dieta se debe de calcular para un peso óptimo, con el cual el caballo tiene el mejor rendimiento deportivo y la mejor salud.

Para conocerlo te invitamos a visitar el post del blog “Cómo calcular el peso ideal de un caballo”. 

Equilibrar la dieta con vitaminas, minerales y otros nutrientes, si es necesario

Si un caballo es alimentado solo con forraje, o con forraje y muy poco pienso, necesita un suplemento equilibrador de forrajes[, ya que la hierba y otros forrajes no son un alimento completo para los caballos

Algo parecido sucede si el caballo solo toma forraje y cereales, necesita un pienso equilibrador de cereales

Disponer de agua fresca y limpia todo el día

No es suficiente con aportar agua a determinadas horas del día, la necesitan a libre disposición todo el tiempo.

Si te ha gustado este artículo sobre cómo mejorar la dieta de un caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre alimentación equina con el hashtag #NutriciónconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

La alfalfa como alimento para caballos

Las mayores diferencias entre la alfalfa y otros forrajes son su alto nivel energético y su exceso de calcio y proteína. Ya que el caballo debe de tomar mucho forraje, al menos el 1,5% (en...
Leer más >

Grasas de origen animal en la alimentación del caballo: más económicas pero poco digestibles

Las grasas de origen animal son aquellas que se obtienen de la leche, del pescado o como subproductos de matadero. En el Blog de Pavo hablaremos de las distintas grasas animales que se usan en nutrición,...
Leer más >