12 Julio 2022

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Enfermedad de Cushing en el caballo

La enfermedad de Cushing afecta a 1 de cada 5 caballos mayores de 15 años, y es la enfermedad metabólica más frecuente del caballo.

En el Blog de Pavo hablaremos de esta enfermedad que afecta al metabolismo de los hidratos de carbono para dar a conocer la importancia de una dieta adecuada a la hora de conseguir que el caballo haga una vida normal.     

¿Qué es la enfermedad de Cushing?

Es una enfermedad del metabolismo del caballo que incrementa la producción del cortisol. La repercusión inmediata es que se ve alterado todo el metabolismo de los carbohidratos y, por lo tanto, deberemos suministrar dietas especiales para contrarrestar este efecto.

También recibe nombres como PPID (disfunción de la parte intermedia de la pituitaria), hiperadrenocorticismo pituitario o hiperadrenocorticismo secundario.

Causas del PPID

Se produce un aumento del tamaño de la parte intermedia de la glándula pituitaria, que segrega más hormona ACTH de la habitual y, esta a su vez, provoca que las glándulas adrenales secreten más cortisol. Este cortisol (conocido como hormona del estrés) es el causante de los síntomas. Para hacernos una idea, con esos niveles de cortisol tan altos, es como si el caballo estuviese sometido a estrés de modo constante, y ya sabemos lo perjudicial que es eso.


Pelo lanoso que no muda en el Cushing

Síntomas del Cushing

Suelen ser caballos de edad avanzada en los que vemos que su pelo no es normal. La muda se retarda o se realiza por zonas y es incompleta. El pelo crece, pero es diferente del de invierno. Es mate, fino, algo ondulado o incluso rizado, muy diferente del que el caballo solía tener.

El caballo pierde peso y masa muscular, sobre todo en el dorso, y la grasa se redistribuye centrándose en el abdomen, que se hace voluminoso, dándole al caballo un aspecto de viejo.

La grasa también se acumula alrededor de los ojos, de la cresta del cuello y en la base de la cola.

Aumenta la sed, por lo cual el caballo bebe más (polidipsia).

Aumenta la producción de orina (poliuria).

Disminuyen su actividad y parecen cansados. Unas veces es casi inapreciable, pero en otras lo hacen hasta el punto de parecer letárgicos. A veces, esta falta de movimiento no se debe al cansancio, sino a dolor por una laminitis subclínica. Es decir, una laminitis que comienza y aun no manifiesta síntomas.

En otras ocasiones la laminitis se hace evidente.

El sistema inmune está deprimido, de modo que son más susceptibles a padecer infecciones.

Esta nueva morfología, con poca masa muscular en el dorso, mayor barriga, cansancio y mal pelo en un caballo de cierta edad, hace que los propietarios atribuyan el problema a la edad y no a la enfermedad, lo que retarda el diagnóstico.

Tratamiento del Cushing

Tras el diagnóstico, el veterinario recetará el medicamento adecuado y realizará un seguimiento para ir adecuando la dosis.

Alimentación adecuada

Es otra parte muy importante del tratamiento, sobre todo, teniendo en cuenta que es una enfermedad crónica.

Con los cuidados necesarios, el Cushing es una enfermedad que se controla y el caballo hace una vida normal, si tenemos en cuenta que habrá que disminuir las expectativas de un rendimiento deportivo alto.

1. Si el animal tiene sobrepeso, deberemos restringir la ración a solo tomar heno y un suplemento equilibrador de forrajes.

2. Si el animal tiene poco peso o dificultad para mantenerlo, deberemos administrar heno junto con:

  • Piensos bajos en almidón como los piensos grain free que, al no tener grano de cereales, reducen al máximo los niveles de almidón y azúcares simples.
  • Pulpa de remolacha, por su alto contenido energético sin los problemas de los almidones.
    • Tienes más información sobre los beneficios de la pulpa de remolacha en este enlace, y más información sobre la pulpa de remolacha de Pavo en la sección de productos de nuestra web.
  • Aceites vegetales, para aportar calorías sin añadir almidón.

Los pastos: un problema infravalorado

Uno de los problemas para el control de esta enfermedad son los pastos, ya que resulta muy difícil controlar la cantidad de hierba ingerida y sus niveles de azúcares. Niveles que para otros caballos serían inofensivos, pero que para caballos con PPID pueden resultar muy peligrosos.

Por ello, puede resultar necesario pasarlos a un recinto sin pasto y administrar forraje de modo controlado tanto en cantidad como en calidad.

Control de la dentadura

Además de que los problemas dentales aumentan con la edad, y estamos hablando de caballos mayores, cualquier problema digestivo repercute en el metabolismo de los hidratos de carbono. Ya sabemos que el buen estado de los dientes, la masticación y la salivación influyen en la digestión. No nos podemos permitir el mínimo fallo digestivo para no dejar hueco a que aparezca la laminitis.

Recorte y equilibrado frecuente de cascos

El cuidado constante de los cascos es necesario tanto por las infecciones a las que están más predispuestos estos caballos como para generar alivio en las laminitis subclínicas o clínicas.

Esquilado coherente

Estos caballos no tiran el pelo en verano, lo que les puede suponer padecer golpes de calor. Es necesario esquilarlos en primavera, al menos hasta que el tratamiento haga suficiente efecto para que la muda normalice un poco.

Si te ha gustado este artículo sobre el síndrome de Cushing en caballos, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.
 

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Síndrome metabólico equino y la obesidad en el caballo

El Síndrome Metabólico Equino (SME) es una enfermedad del metabolismo del caballo directamente relacionada con la obesidad, resistencia a la insulina y la infosura (laminitis). Es una enfermedad...
Leer más >

El estramonio, una planta muy tóxica para el caballo

El estramonio es una de las plantas más peligrosas que existen para el caballo. La suerte es que no la suelen comer en condiciones normales, pero sí que aparecen determinadas circunstancias...
Leer más >