22 Octubre 2019

Mitos


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

¿Los caballos no vomitan? ¿Mito o verdad?

En la sección Rompiendo Mitos hablamos con veterinarios, criadores y jinetes de amplia experiencia, que nos darán información veraz para desmontar falsos mitos, que solo perjudican a los caballos.

En el Blog de Pavo hablaremos con el veterinario especialista en equino, Pablo Crecente, sobre el mito: si un caballo vomita, se muere. También nos informará sobre cómo actuar en este grave caso.

¿Los caballos no vomitan?

Los caballos sí que vomitan, aunque es muy difícil por dos razones:

  1. Porque anatómicamente tienen un paladar blando muy largo, lo que hace imposible o casi imposible que vomiten por la boca, y cuando lo hacen, hecho que ocurre en contadísimas ocasiones, el contenido sale por los ollares.
  2. El cardias, que es la parte del estómago más cercana al esófago, desemboca en oblicuo formando un codo, con lo cual también es muy difícil que el contenido estomacal pase hacia el esófago, que es el acto de vomitar.

¿Por qué vomitan los caballos por los ollares?

Los caballos tienen un sistema digestivo muy grande en relación al tamaño del estómago, que es muy pequeño, de 15-20 litros dependiendo del tamaño del caballo. Pueden llegar a vomitar si tienen mucho reflujo, es decir, contenido líquido acumulado que llene por completo el estómago para que pueda salvar ese codo del cardias y salir hacia el esófago.

Lo hacen por los ollares por lo que comentaba antes: al tener un paladar blando muy largo, este separa por completo la orofaringe de la nasofaringe. La entrada del esófago está pegada a la entrada de la laringe, desembocando ambas en la nasofaringe. Solo en el momento de la deglución (tragar) el paladar blando se desplaza permitiendo que el contenido de la orofaringe pase hacia la entrada del esófago.

Por el mismo motivo no pueden respirar por la boca.

Conclusiones:

  1. Los caballos casi nunca vomitan, pero sí que pueden.
  2. De hacerlo, generalmente lo hacen por los ollares. He visto algún caso de vómitos por la boca (el caballo puede desplazar el paladar como una deglución en el momento del reflujo y este aparece en la boca).
  3. No es cierto que todos los caballos que vomitan se mueran, pero sí que están muy graves, porque si no se descomprime el estómago de urgencia, este se puede romper de manera súbita, lo que implica la muerte del caballo por peritonitis y shock endotóxico. Además, si hay tantísimo reflujo como para llenar el estómago, implica que hay una enteritis u obstrucción muy importante.

El avance normal del bolo alimentario o el agua es de boca hacia ano (sentido aboral). Si el sentido es el contrario (sentido oral) es que la enteritis es muy grave, o tiene un vólvulo, una torsión o cualquier atrapamiento mecánico, que impide que el contenido siga su curso. Es decir, el origen no tiene ni que estar en el estómago, puede ser posterior.


 

Pero también puede ser directamente en el propio estómago, como es el caso de una sobrecarga de grano que no avance hacia el intestino. Puede fermentar, producir gas y generar la misma rotura del estómago, antes incluso de que veamos salida de contenido por los ollares.

¿Qué hay que hacer si vemos vomitar a un caballo?

Hay que llamar al veterinario de urgencia. Se necesita una actuación veterinaria rápida con un vaciado mediante sonda nasogástrica de todo el contenido estomacal.

La sonda nasogástrica se introduce por uno de los ollares y llega al estómago. Ya allí se produce una primera evacuación del gas y contenido líquido que exista. Si el caso es de una sobrecarga del estómago con contenido sólido, es necesario realizar lavados con pequeñas cantidades de agua para ir “disolviendo” poco a poco el contenido sólido y que así pueda salir del estómago a través de la sonda nasogástrica.

Hay que tener cierto cuidado con el uso de bombas mecánicas para la introducción del agua de lavado en el estómago, ya que podríamos aumentar en exceso la presión intraestomacal con la bomba sin darnos cuenta.

No es nada infrecuente que, con el exceso de presión, el estómago se pueda romper, y entonces sí que el caballo se puede morir, porque se produce un cuadro endotóxico severo, una peritonitis y ya no es posible hacer nada para salvar la vida del caballo.

Invitado en el Blog de Pavo:


Pablo Crecente Maseda

  • LMV (Licenciado en Medicina Veterinaria), PhD (Doctorado), Delegado Veterinario de la FEI, Cert.Esp.Eq. (Certificado Español en Clínica Equina)
  • Director del Hospital Equinum

 

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre falsos mitos del caballo con el hashtag #RompiendoMitosconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

***

Si te ha gustado este artículo sobre el falso mito de los vómitos en el caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Cuando un caballo se clava algo en un casco hay que sacarlo inmediatamente para evitar que se infecte. ¿Mito o verdad?

Vemos que nuestro caballo cojea claramente de una mano, o de un pie, de forma repentina y le echamos un vistazo. Allí está, emergiendo del fondo del casco: un clavo. Inmediatamente buscamos...
Leer más >

Si un potro cojea, ¿es que lo ha pisado la madre?

Entras a la cuadra y ves que tu potrillo de pocos días no apoya una pata e inmediatamente se te pasa por la cabeza una sola cosa: si hace unas horas estaba bien y ahora cojea tanto, es que lo pisó...
Leer más >