24 Marzo 2020

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Metritis contagiosa equina: enfermedad de transmisión sexual en los caballos

¿Entiendes los riesgos que asumes en la monta o inseminación si no conoces el estado sanitario de los caballos que usarás como reproductores?

En el Blog de Pavo hablaremos de la metritis contagiosa equina (MCE), una enfermedad bacteriana, muy contagiosa por monta o inseminación, que puede afectar a todos los equinos.

Origen de la enfermedad

Producida por la bacteria Taylorella equigenitalis, fue descrita por primera vez a finales de los 70 como un brote de una enfermedad con descarga vaginal purulenta que producía infertilidad temporal en yeguas.

Sintomatología de la metritis equina

Los machos la sufren de modo asintomático. Esto hace que lo transmitan fácilmente al no resultar sospechosos para el propietario. La bacteria permanece en el esmegma y en la uretra (que pasan a ser zonas reservorio del germen) y el semental se convierte en un portador asintomático.

Las yeguas sufren síntomas tan intensos como la infección del endometrio del útero con descarga mucopurulenta vía vaginal a los 2-7 días de la monta o inseminación artificial. Pero también pueden no presentar casi síntomas, excepto un aumento de duración del periodo de diestro (parte del ciclo estral que va entre celo y celo) o infertilidad. Un aborto temprano también nos puede hacer sospechar de esta infección.

Las descargas mucopurulentas vaginales también pueden ocurrir en otras enfermedades, y por ello el veterinario tendrá que hacer un diagnóstico diferencial con:

  • endometritis, vaginitis y cervicitis de otro origen bacteriano o fúngico
  • urovagina y otras enfermedades del urinario

Las yeguas también pueden ser portadoras asintomáticas con reservorios de bacterias en la fosa del clítoris. Así pueden transmitir la enfermedad a otro macho al no resultar sospechosas. También es un modo de transmisión al potro en el nacimiento, convirtiéndose en un portador asintomático.

Los animales infectados no desarrollan inmunidad a largo plazo, por lo que pueden volver a padecerla.

También puede haber transmisión por falta de higiene en el material utilizado en exploraciones o en el propio material de inseminación.

La inseminación artificial con semen contaminado también produce contagio.


La MCE (metritis contagiosa equina) también la sufren los sementales

Diagnóstico y pruebas

Por cultivo o PCR (técnica de reacción en cadena de polimerasas) de muestras obtenidas con hisopo en las zonas reservorio. Aunque son palabras que seguro no entiendes, no te deben de preocupar, pues el veterinario que las tome sabrá lo que tiene que pedir al laboratorio.

Lo que sí te debe preocupar es que hay que hacerlas en determinados periodos:

  • Sementales: dos controles analíticos con un intervalo no inferior a 7 días dentro de los tres meses previos a que se realice la primera cubrición del año.
  • Yeguas reproductoras: un control analítico dentro de los tres meses previos a la cubrición.

Tratamiento de la bacteria de la metritis equina

  • En sementales

Lavado con agua jabonosa templada de todo el esmegma (materia que se deposita en los repliegues de los genitales externos) para facilitar el tratamiento tópico que recete el veterinario. Así mismo, también podrá recetar tratamiento sistémico.

No se recomiendan los lavados con antisépticos jabonosos con povidona yodada ya que pueden producir irritaciones.

  • En yeguas

Lavados uterinos con productos adecuados e incluso tratamientos sistémicos. También se recomienda el tratamiento local dela fosa del clítoris, al ser reservorio.

  • En la ganadería

Cuarentena tanto de sementales como de yeguas y desinfección de material. Por suerte es una bacteria fácilmente controlable con desinfectantes habituales.

¿Qué caballos deben de realizarse las pruebas?

Los caballos reproductores que estén en el territorio nacional, aunque sea temporalmente, y vayan a prestar o utilizar los servicios a terceros de monta natural de paradas o depósitos de sementales y centros de reproducción públicos o privados.

Enfermedad de declaración obligatoria

La metritis contagiosa equina es una enfermedad de declaración obligatoria según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y solo podrán cubrir los animales calificados MCE 2, es decir con resultados negativos a las pruebas. Un caballo calificado como MCE 2 pierde su calificación si realiza monta natural con otro no MCE2, y tendrá que volver a realizar las pruebas


 Sistema de calificación sanitaria para la MCE según el MAPA 

Prevención de la metritis equina

Ni haber padecido la enfermedad ni la vacunación protegen completamente, de modo que la prevención se basa en:

  • Detectar, aislar y tratar a los caballos positivos.
  • No realizar ni montas ni inseminaciones con animales no controlados (caballos no MCE 2).
  • Tener higiene estricta del material usado en reproducción.

 

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre salud equina con el hashtag #SaludconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

***

Si te ha gustado este artículo sobre la metritis contagiosa de los caballos, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Síndrome metabólico equino y la obesidad en el caballo

El Síndrome Metabólico Equino (SME) es una enfermedad del metabolismo del caballo directamente relacionada con la obesidad, resistencia a la insulina y la infosura (laminitis). Es una enfermedad...
Leer más >

El estramonio, una planta muy tóxica para el caballo

El estramonio es una de las plantas más peligrosas que existen para el caballo. La suerte es que no la suelen comer en condiciones normales, pero sí que aparecen determinadas circunstancias...
Leer más >