29 Mayo 2018

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Úlceras gástricas: síntomas, origen y prevención

Si alguna vez tu caballo ha tenido úlceras gástricas, las has tratado y se ha curado pero se le reproducen, no te sorprendas.

Las úlceras de estómago tienen tratamientos muy concretos y efectivos pero, si no realizas cambios en el manejo de la alimentación y de la estabulación de tu caballo, es muy probable que vuelva a recaer.

La mejor manera de evitarlas es la prevención, por eso en esta entrada hablaremos del origen de las úlceras gástricas del caballo y de cómo se producen.

Síntomas de las úlceras gástricas en los caballos

Los síntomas suelen ser mínimos y esto es uno de los mayores peligros, ya que cuando se manifiestan el daño ya es muy intenso.

Para los caballos, como herbívoros que son, manifestar dolor es un síntoma de debilidad que atrae a los depredadores. El caballo se ha adaptado a no manifestar dolor de modo evidente como medio de supervivencia, lo cual no quiere decir que no lo padezca.

El caballo con úlceras tiene síntomas casi inapreciables o atribuibles a muchas otras causas. Por eso el diagnóstico se establece por endoscopia.

 
Agradecemos a la Dra. Marta González del Hospital Veterinario Sierra de Madrid
la cesión de esta vídeo-endoscopia gástrica en la que se observan úlceras.


Un animal con úlceras puede volverse reacio a trabajar. Consideramos que es un animal vago, cuando en realidad padece en silencio, un gran dolor.

Otras veces se vuelven malos comedores porque tras la ingesta de alimento aumenta su dolor y dejan de comer repentinamente.

Son animales en los que el pelaje empeora y que adelgazan.

Pueden presentar heces blandas intermitentes y cólicos de baja intensidad también intermitentes.

Si las úlceras se agravan, los cólicos pasan a intensos y las heces blandas se convierten en diarreas.

Rechinar de dientes es otro síntoma.

Los potros lactantes también padecen úlceras de estómago y cuando ya manifiestan síntomas, la ulceración está muy avanzada.


Úlceras gastricas en la pared del estómago de un caballo

¿Por qué el caballo es tan sensible a padecer úlceras de estómago?

Para entender esto tendremos que recapitular en la evolución del caballo y la adaptación que se produce en su organismo ante un determinado entorno.

Los antepasados de nuestros caballos vivían pastando continuamente, lo que condicionó su evolución

Los caballos eran herbívoros que solían vivir en amplias extensiones de terreno ya que para satisfacer sus necesidades energéticas necesitaban pastar durante todo el día de modo continuo. Comían de 15 a 18 horas al día en pequeñas cantidades.

El organismo se adapta a esta situación secretando jugos gástricos de modo constante. Comer continuamente significa masticar y producir saliva en todo momento. Esta saliva además neutraliza los ácidos de los jugos gástricos.

Un comedor continuo no necesita un estómago grande ya que va introduciendo pequeñas cantidades que avanzan progresivamente hacia el intestino delgado.

Estos animales pastaban en manada, son animales gregarios con sus jerarquías y roles. La manada es protección y disminuye el estrés.

Pastar supone también caminar largas distancias que favorecen el tránsito intestinal.

Situación actual de un caballo estabulado

  • Permanecen confinados en un box casi veintitrés horas al día
  • Reciben toda su ración diaria en dos o tres comidas, a pesar de tener un estómago muy pequeño
  • Están aislados de otros congéneres, algunos solo por paredes, otros por kilómetros de distancia.

Lo que no ha cambiado es que siguen secretando jugos gástricos de continuo. En cuanto el caballo acaba de comer su última brizna de heno comienza la erosión del ácido clorhídrico en la delicada mucosa del estómago. Los ácidos ni siquiera son neutralizados por la saliva pues sin masticación su producción es muy baja.

 

5 puntos para prevenir las úlceras gástricas

1. Aumenta el tiempo de permanencia en el pasto al mayor posible

Si es todo el día, mejor. Pastará de continuo, masticará y salivará. A la vez se moverá mucho más que en el box y facilitará el tránsito intestinal.

2. Disminuye en lo posible el uso de cereales o piensos con alto contenido en almidón y divide la cantidad diaria en varias raciones al día, cuantas más mejor. Ralentiza la ingesta de cereales

Si le estabas dando el pienso dos veces, cambia a tres veces al día o incluso cuatro.

Puedes trocear heno y ponerlo mezclado con el pienso para ralentizar la ingesta y favorecer la masticación y la salivación, aunque es muy trabajoso.

En PAVO tenemos productos ya preparados para mezclar directamente con el pienso, sabrosos y equilibrados que aumentan el tiempo de alimentación hasta tres veces más.

Si por la baja actividad de tu caballo puedes disminuir el consumo de pienso hasta nulo o muy poco, debes usar equilibradores para garantizar el suficiente aporte de vitaminas, minerales y oligoelementos.

Para que te hagas una idea, si un caballo de 600 kg consume menos de 1,5 kg de pienso al día, debes suministrarle un equilibrador.

3. Disminuye las situaciones estresantes

El transporte, los concursos, tener sementales cerca, tener en boxes contiguos animales que se llevan mal, son algunas de las situaciones estresantes que debes de reducir en lo posible.

4. Aumenta la proporción de forraje en la dieta

Debe de ser de buena calidad y disponer de él durante todo el día. Puedes usar para ello redes o comederos para alimentación lenta.

Ten cuidado al colgar las redes para heno. Cuando están llenas parecen quedar a buena altura pero a medida que comen el heno se van estirando y si quedan bajas pueden ser un riesgo ya que pueden meter las extremidades en ellas.

5. Favorece la socialización con otros caballos

Abre las ventanas superiores de la puerta del box y que los caballos se vean o incluso se toquen entre ellos. Introduce a varios animales que se lleven bien en el mismo prado. Permite que los caballos se hermanen.

Como ves, todos los consejos nos orientan (en la medida de lo posible) hacia un manejo más natural de un animal de manada en un campo y en libertad, sin los inconvenientes de los depredadores y las penurias de la mala climatología o el poco alimento.

¿Se puede ser más feliz?

 

Si te ha resultado interesante, ayúdanos a difundir este artículo sobre las úlceras de estómago en el caballo.

No te quedes con dudas. Utiliza la sección de comentarios para plantearlas y responderemos a tus preguntas.

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Tres plantas tóxicas para el caballo: dedalera, rododendro y helecho

Las intoxicaciones con plantas tienen unos síntomas muy inespecíficos en su comienzo, y su pronóstico siempre es reservado, por eso, lo mejor siempre es su prevención. Para...
Leer más >

Tos y mocos en el caballo después de un viaje: pleuroneumonía

El transporte de un caballo es uno de los puntos más estresantes tanto para el caballo como para el propietario. Al miedo a las lesiones se unen otras preocupaciones como los contagios, o enfermedades...
Leer más >