28 Diciembre 2021

Nutrición


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

¿El caballo necesita suplementos con hierro?

En cuanto oímos la palabra suplemento, todos los sentidos se ponen en alerta porque nos imaginamos el poder maravilloso de las vitaminas y minerales al servicio de un caballo más fuerte, más veloz y sano.

En el Blog de Pavo hablaremos de las necesidades de hierro del caballo para que veas que suplementar con este mineral no siempre es beneficioso e incluso puede ser perjudicial.

Los forrajes tienen exceso de hierro

Las necesidades de hierro en un caballo de 500 kg en mantenimiento son de 400 mg al día, y de 450 mg cuando realiza un ejercicio muy intenso (fuente NRC Nutrient Requirements of Horses 2007). Cualquier forraje tiene 100 mg de hierro por kg de materia seca, por lo que nuestro caballo de 500 kg, que comerá al menos 10 kg de heno, recibirá 1000 mg de hierro al día. Por lo tanto, los caballos tienen garantizado el aporte de hierro suficiente con su alimentación habitual. Es más, tienen exceso de hierro.

¿Cómo regula el caballo este exceso de hierro en los forrajes?

Parte del hierro que aparece cuando se analiza el forraje proviene de la contaminación con tierra del suelo. Esta cantidad será mayor cuanto más cerca del suelo se coseche o cuanto más corta esté la hierba y el caballo la “apure” más.

La suerte es que la mayor parte de este hierro del suelo no es absorbible por el intestino del caballo y se desecha con las heces.

E incluso, el hierro de los vegetales que está en exceso y es absorbido, entra a las células del intestino, pero se almacena en lugar de pasar a sangre. A medida que las células del intestino se renuevan (como ocurriría con la renovación de la piel), las células más superficiales se liberan a la luz intestinal y se eliminan por las heces.

Por lo tanto, los caballos tienen un modo natural de disminuir la absorción del exceso de hierro que hay en sus alimentos habituales.

Todos los alimentos del caballo aportan hierro suficiente. Simplemente con el forraje ya tiene las necesidades cubiertas, y no solo ocurre esto en un caballo de ejercicio moderado, sino también en los caballos en alta competición, yeguas gestantes y lactantes, así como en los potros en crecimiento. Todos.

Por el contrario, tenemos un problema con los mecanismos de eliminación de hierro una vez que ha entrado al organismo, ya que no existen o son mínimos.

¿Por qué se le da tanta importancia al hierro, sobre todo en caballos de carreras?

Falsos mitos basados en tres realidades:

1. El hierro es fundamental para sintetizar hemoglobina de los glóbulos rojos

En humana suele recetarse hierro en las anemias porque en muchas de ellas hay falta de hierro, pero esto no sucede así en el caballo porque, como vimos, hay exceso de hierro en la dieta.

Cuando hay destrucción masiva de glóbulos rojos (anemia), como ocurre en piroplasmosis o en alimentación con ajo en exceso, el hierro de los glóbulos rojos no se elimina, se recicla. Por lo que no debemos relacionar anemia y falta de hierro. Es más, suplementar con hierro crearía un problema por exceso, en lugar de ayudar.

El caballo solo pierde hierro en hemorragias externas (accidentes con pérdida abundante de sangre); hemorrágias internas, como las causadas en úlceras sangrantes o hemorragia pulmonar inducida por ejercicio (HPIE); o por infestación masiva de parásitos digestivos.

En cualquiera de los casos, la solución del problema pasa por eliminar la causa de las pérdidas ya que con la comida habitual será suficiente para reponer el hierro perdido.

2. Los caballos pierden hierro en el sudor y además los caballos en alta competición están más musculados

Parece razonable que necesiten más hierro al necesitar más mioglobina (pigmento muscular con hierro) y sudar más, pero, incluso así, el hierro aportado por los alimentos es más que suficiente.

3. El caballo disminuye la absorción del hierro si no lo necesita

Esto es así dentro de unos niveles razonables y fisiológicos, como los niveles de hierro en los vegetales, a los que el organismo del caballo se ha adaptado a lo largo de toda su evolución, no a los niveles que se proporcionan en un suplemento oral indicado solo para deficiencias. A esto hay que añadir la gran acción irritante que el hierro tiene en todo el digestivo.

Si el hierro se suministra vía intravenosa, la barrera digestiva no existe y los mecanismos de eliminación tampoco.

¿Cómo saber los niveles de hierro del caballo?

Si te preocupan los niveles de hierro, tu veterinario puede extraer una muestra de sangre y analizar ciertos parámetros que sí te dirán si tu caballo tiene exceso o deficiencia de hierro.

Además, si es deficitario en hierro, habrá que buscar el origen.

Conclusiones:

Como puedes ver, es mucho más probable que en un caballo se produzca un exceso de hierro que su deficiencia.

Por lo tanto, solo se debe de suplementar con hierro a aquellos caballos que han sido diagnosticados como deficientes, a los que también se les debe buscar el origen de las pérdidas de hierro, ya que la alimentación habitual aporta suficiente hierro.

Y no se deben de usar como suplementos de rutina (sin prescripción veterinaria) por vía oral y, menos todavía, por vía intravenosa, ya que una vez que el hierro entra en el organismo, este no tiene vías de eliminación.

Si te ha gustado este artículo sobre el hierro en la alimentación del caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

 

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

La alfalfa como alimento para caballos

Las mayores diferencias entre la alfalfa y otros forrajes son su alto nivel energético y su exceso de calcio y proteína. Ya que el caballo debe de tomar mucho forraje, al menos el 1,5% (en...
Leer más >

Grasas de origen animal en la alimentación del caballo: más económicas pero poco digestibles

Las grasas de origen animal son aquellas que se obtienen de la leche, del pescado o como subproductos de matadero. En el Blog de Pavo hablaremos de las distintas grasas animales que se usan en nutrición,...
Leer más >