14 Julio 2020

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

El caballo que tiene barriga, pero no está gordo

Si un caballo tiene sobrepeso también tendrá un poco más de barriga, es algo coherente. Pero ¿qué pasa con esos caballos que a pesar de estar en sus kilos (o incluso delgados) tienen barriga?

Los países anglosajones lo llaman hay belly (barriga de heno), pero están muy equivocados.

En el Blog de Pavo hablaremos de las causas que originan la barriga (abdomen distendido) para que veas que no están en el hay (heno).

Morfología propia de la raza o del individuo

Algunas razas, por su morfología, cuentan con barrigas más prominentes, sin que por eso sea un defecto. Lo mismo pasa con algunos ejemplares, su genética define un abdomen mayor.

En estos dos casos las barrigas heredadas son “naturales”.

Mala alimentación

Normalmente debido a forrajes de mala calidad y dietas bajas en proteína. Al gran volumen abdominal se une el pobre desarrollo muscular, que lo acentúa más. El caballo, además, puede manifestar problemas en el pelo y en la muda, pero otras veces la existencia de barriga es el único síntoma de una dieta inadecuada.

El heno de mala calidad produce barriga por la gran cantidad de lignina que posee y que no es digestible. Esto es típico en henos muy viejos o paja de cereal.

Erróneamente se atribuyen las barrigas distendidas a demasiado forraje, y el propietario reduce su cantidad, con los problemas que ello conlleva. Nunca se debe de suministrar menos de un 70% de forraje en la dieta.

  • Si tu forraje es de baja calidad, puedes suplementarlo con forrajes empaquetados, que aportan un extra de calidad.

En Pavo disponemos de diferentes fibras que van desde forrajes con alfalfa, hasta forrajes con pulpa de remolacha, pasando por los nuevos Hay Chunks (cilindros de heno compactado), para que puedas aportar ese extra a tu forraje.

  • Si tu forraje es de muy mala calidad, no te quedará más remedio que descartarlo.

Poco entrenamiento

Los músculos abdominales, ayudados por la columna vertebral, tienen la función de soportar el peso de todos los órganos abdominales. Debemos de ser conscientes, por tanto, de la relación estrecha entre abdomen y dorso; y no sorprendernos al vincular una barriga distendida a un dorso hundido, o incluso a un cuello invertido.

Cuando un caballo no está entrenado, y es montado, no tiene fuerza para sustentar el peso del jinete y el dorso se hunde. A la curvatura del dorso le acompaña la de la barriga y del cuello.

La musculatura del caballo funciona complementando los músculos extensores con los músculos flexores. Los extensores están localizados en las partes superiores y deben de ser trabajados simultáneamente con los flexores para garantizar un equilibrio de musculación y que haya una armonía alrededor de todo el tronco. Solo así se consigue disminuir (contraer) la barriga sin perjudicar el dorso.

Dolor de dorso

A veces, problemas en el dorso impiden entrenar los flexores, porque la contracción de los flexores solo se produce correctamente si se permite una buena elongación de los extensores. El caballo, en su intento de evitar dolor, no relaja el dorso, e impide que trabajen bien los flexores.

Dolor en las extremidades posteriores

Con este tipo de dolor el caballo evita meter los posteriores debajo del cuerpo y de este modo es imposible trabajar los flexores. El caballo lo compensa trabajando más con los anteriores. Desarrolla buen cuello y espalda, pero poco los posteriores y musculatura abdominal.

Edad avanzada

Por la distensión de los músculos y los tendones, que van perdiendo elasticidad con los años, y por la pérdida de masa muscular en flexores y extensores.

Enfermedades metabólicas como el Cushing

Además del pelo característico, el Cushing también cursa con un debilitamiento de los músculos de todo el cuerpo, que a nivel abdominal se manifiesta con distensión abdominal (barriga).

Parásitos

Una carga parasitaria alta, que suele ir unida a más problemas como mala nutrición, puede ocasionar barrigas distendidas en potros.

Múltiples partos

El aumento del volumen abdominal, sobre todo al final de la gestación, produce una distensión de los músculos y tendones. Debido a la elasticidad, esta distensión recupera su posición inicial, pero a medida que las gestaciones se repiten, la elasticidad se va perdiendo.


 

Ahora ya sabes por qué no se le debería llamar “barriga de heno” (hay belly).

Cómo eliminar la barriga de los caballos: resumen

  • Dile a tu veterinario que realice una revisión para descartar cualquier enfermedad o tratar la existente.
  • Desparasita correctamente, sobre todo contra parásitos intestinales.
  • Establece una rutina de entrenamiento paulatina y basada en el equilibrio de flexores y extensores.
  • Revisa la dieta, principalmente la calidad del forraje y cantidad de proteína total.

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre salud equina con el hashtag #SaludconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

***

Si te ha gustado este artículo sobre las causas de la barriga en caballos, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Fisioterapia equina: tipos de tratamientos y beneficios

La fisioterapia está consolidada como tratamiento de lesiones musculoesqueléticas en medicina humana desde hace bastante tiempo, pero en caballos parece que es ahora cuando se le da la importancia...
Leer más >

Uveítis recurrente: principal causa de ceguera en caballos

La uveítis recurrente o mal de la luna es la causa más frecuente de pérdida de visión total o parcial en los caballos. En el blog de Pavo hablaremos de la uveítis...
Leer más >