15 Noviembre 2022

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

EOTRH: una enfermedad de los dientes muy dolorosa para el caballo

EOTRH es una de las enfermedades de los dientes más dolorosas que existen, aunque el caballo no lo manifieste. La falsa creencia de que “es normal que tenga los dientes así porque es mayor” hace que muchos propietarios le resten importancia, y el caballo pase sus últimos años con un dolor fácilmente evitable.

En el Blog de Pavo hablaremos de esta enfermedad de los incisivos del caballo para que conozcas la efectividad y la necesidad de su tratamiento, a pesar de parecer muy drástico.

¿Qué es la EOTRH?

Se conoce por sus siglas en inglés: Equine Odontoclastic Thooth Resorption and Hypercementosis o, traducido, resorción odontoclástica e hipercementación de los dientes en el caballo.

La resorción es la desmineralización de un tejido, en este caso de los incisivos y, a veces, de los colmillos. Se llegan a formar auténticos agujeros en la parte no visible del diente (se ven con rayos X), que incluso originan roturas.

La palabra odontoclástica se refiere a que se debe a la acción de los odontoclastos, unas células que de modo fisiológico reabsorben tejido mineralizado dental, pero que en esta situación actúan de modo aparentemente anormal.

En otras ocasiones, la parte de cemento que envuelve a la raíz crece como si de un tumor se tratase y en las radiografías se pueden ver “raíces con bultos”. Eso es una hipercementación.

La mayoría de las veces ocurren las dos: resorción e hipercementación.

Síntomas

La encía retraída, inflamada o engrosada.

Los dientes incisivos pueden llegar a moverse o desplazar su posición. Con la encía retraída también parecen más largos.

Se puede apreciar mal olor, hipersalivación, depósitos de sarro y acúmulos de alimentos.

Puede haber fístulas drenantes que se observan como pequeños agujeritos por donde sale pus, que no es fácil de ver pues el caballo lo va limpiando.

Inapetencia y, por lo tanto, pérdida de peso.  No sucede por falta de hambre, sino por el dolor tan intenso.

Dificultad del propietario para sospechar de la enfermedad

Como el caballo suele ocultar el dolor que tiene, puede pasar desapercibido durante años, y la pérdida de peso atribuirse al falso mito: “es normal que adelgace, ya es mayor”.

Es muy frecuente escuchar otro falso mito: “es mayor, es normal que tenga los dientes mal”. Y no es así, es una enfermedad con tratamiento y el caballo mejora enormemente en calidad de vida y su dolor desaparece.

El proceso tiene una evolución tan lenta que el propietario es incapaz de percibirlo, por lo que es necesario fijarse en pequeños gestos: reticencia a poner la cabezada o que le toquen la zona, dificultad o movimientos raros al comer intentando evitar los incisivos, dificultad al pastar porque le duele al cortar la hierba.

Todas estas cosas nos pueden hacer sospechar del problema y tenemos que llamar al veterinario.

Como las enfermedades de los dientes suelen pasar desapercibidas hasta que es muy grave, lo mejor es que el veterinario odontólogo haga revisiones periódicas anuales (en general), o más frecuentes si el caballo lo requiere.

Diagnóstico

Después de la observación de la boca, las radiografías son necesarias para el diagnóstico. En las placas se ve resorción o hipercementación del diente y destrucción del hueso alrededor de la corona de reserva o de la raíz. Con los rayos X sabremos qué dientes están afectados y el grado de afección.

Causas predisponentes y prevención

El origen concreto de esta patología se desconoce, pero se sabe que aparece como consecuencia de una suma de factores. Conociendo aquellos factores que predisponen a la enfermedad podemos tomar medidas para ayudar a prevenirla.

Caballo sénior

La incidencia parece ser mayor en los caballos sénior por la pérdida de corona de reserva que tienen por desgaste y al aumento de los espacios interdentales.

Tratamientos odontológicos

Para que los caballos tengan unos dientes sanos, además de mucho tiempo masticando, necesitan que la masticación sea eficiente. La realización del limado de dientes requiere profesionales expertos que sepan no excederse en el desgaste, por eso, solo debe de ser realizada por veterinarios especialistas.

La importancia de pastar

Un estudio comparativo de dientes sanos frente a dientes con EOTRH vio que había vasos dilatados con estancamiento venoso. Parece ser que este estancamiento está relacionado con la falta de tracción y desgarro de hierba en animales que no pastan.

La importancia de la salivación

La saliva es muy importante a la hora de limpiar el espacio periodontal. Todo aquello que favorezca la salivación, mejorará la higiene dental. Tienes más información sobre ello en el post del blog Masticación y salivación en el caballo

Enfermedades del metabolismo de los hidratos de carbono

Se han estudiado las relaciones de las enfermedades metabólicas (infosura, SME o el Cushing) y el riesgo de padecer EOTRH.

Todas ellas nos encaminan a que los caballos con problemas de metabolismo deben de tener un control de la boca mucho mayor que el resto.

Uso abusivo de alfalfa

Parece ser que la alimentación con alfalfa en grandes cantidades puede favorecer la enfermedad por su alto contenido en calcio y vitamina A, y porque requiere menos masticación y salivación.

No se recomienda que la alfalfa supere el tercio de la cantidad de forraje total que toma el caballo.

Tratamiento de esta enfermedad de los dientes

El tratamiento es la extracción, bajo anestesia, de los dientes afectados, enjuagues antisépticos, y antibióticos durante un tiempo prolongado. Tendrá que comer alimentación blanda para caballos durante varias semanas. Necesitará, también, de seguimiento periódico por parte del odontólogo para controlar que la oclusión sea correcta.

Arreglar la boca y limpiar las piezas no es suficiente en la EOTRH

Eres reticente a extraer los dientes

El dolor de esta enfermedad es tal que, caballos que incluso se les han eliminado todos los incisivos a la vez, comen mejor al día siguiente de la extracción que cuando tenían los dientes.

Los caballos sin incisivos aprenden a cortar perfectamente la hierba con los labios, y ya no presentan ese dolor intenso de la enfermedad, así que son completamente felices.

La masticación la realizan las muelas, por lo que formarán un bolo alimenticio correcto tras un periodo de adaptación.

Si te ha gustado este artículo sobre la EOTRH, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

 

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Cómo prepararse para el parto de la yegua

Las yeguas suelen parir por la noche, cuando más tranquilas están, de modo que todo lo que no tengamos preparado antes de ese momento será difícil de conseguir. En el Blog...
Leer más >

El asma en el caballo: problemas con el forraje

Al menos el 70% de la dieta del caballo debe de ser forraje, y tener esta parte cubierta proporciona mucha tranquilidad. Pero ¿qué ocurre si nuestro caballo no puede tomar ese heno porque...
Leer más >