21 Septiembre 2021

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Melanomas en caballos tordos y otras capas

Los tumores en caballos son preocupantes por la dificultad o imposibilidad de tratamiento con radioterapia y quimioterapia, lo que hace que el diagnóstico precoz sea más importante todavía.

En el Blog de Pavo hablaremos del melanoma equino para que lo conozcas un poco más y aprendas a detectarlo pronto, y así, poder llamar al veterinario en los primeros estadíos.

¿Qué es un melanoma equino?

Es una neoplasia que aparece en la piel en caballos tordos principalmente (el 80% de caballos tordos tiene melanomas a partir de los 15 años), aunque se puede dar en otras capas.

Son redondeados, únicos o múltiples, duros y pueden aparecer en cualquier zona, pero sobre todo en base de la cola y periné, genitales, orejas, garganta, ollares y ojos.

Se inician cubiertos de una piel normal, pero al aumentar de tamaño pueden ulcerarse e infectarse.

El color habitual es muy oscuro, por la melanina, pero pueden ser amelánicos también.

Tipos de melanomas:

Aunque hablamos de melanomas en general, hay varios tipos, que se diferencian en su agresividad y malignidad, si son metastásicos o no, su incidencia y la posibilidad de recidivas, etc.

Tenemos, entonces, desde melanomas benignos poco agresivos y no metastásicos hasta melanomas de alta metastaticidad y agresivos, de mal pronóstico.

Por lo tanto, es fundamental establecer desde un inicio qué tipo de melanoma es, y así poder establecer un pronóstico y tratamiento más efectivo.

Para saberlo es necesario realizar una biopsia.

¿Qué causa la aparición de melanomas?

La causa es multifactorial y poco conocida, atribuyéndose la aparición a una suma de causas. Entre las más frecuentes están las infecciones virales, los procesos inflamatorios por traumatismos o incluso la acción de la radiación ultravioleta del sol, similar a lo que ocurre en humana, pero que en equinos no explica la aparición de melanomas en zonas muy poco expuestas al sol como la base de la cola por su parte interna, periné o los genitales, que además son las zonas más frecuentemente afectadas.

Así que, más que de agentes causantes, podemos hablar de factores predisponentes:

  • Color de capa: tordos
  • Edad: a mayor edad, mayor incidencia
  • Mutaciones genéticas que afectan al melanocito

¿Existe tratamiento para el melanoma?

Debido a que la causa originaria es difícil de identificar y, por tanto, de contrarrestar, el tratamiento suele ser la extirpación quirúrgica para paliar sus efectos, aunque aplicada a tiempo puede ser curativa.

Por lo tanto, cuanto más temprana sea la escisión quirúrgica, mejores resultados tendrá. Un tumor benigno inicial que se resecciona en su totalidad tiene muy buen pronóstico. La parte negativa es que eliminarlo no implica que no se inicie otro punto tumoral.

Lo que está claro es que los melanomas no malignos deben de ser vigilados o extirpados (según prescripción veterinaria) porque al crecer pueden invadir determinadas zonas produciendo obstrucciones, compresiones o dificultando alguna función.

Por ejemplo, invadir el esfínter anal dificultando la defecación al reducir la elasticidad, lo que conduce a retención de heces y cólicos. O, al contrario, y producir pérdida continua de la parte más fluida de las heces.

Lo mismo ocurre si afecta al prepucio, dificultando y produciendo dolor en la micción.

Problemas oculares si invaden los párpados, o de masticación, deglución o salivación cuando afectan al ángulo de la mandíbula.

Como coadyuvantes de la cirugía se emplean tratamientos de quimioterapia local y moduladores de la respuesta inmune.

Puedes apreciar que todos los tratamientos son sofisticados, se pueden combinar de múltiples maneras según la evolución del caso y deben de ser realizados por el veterinario.

Se están investigando nuevos tratamientos, todavía en experimentación, como los realizados con una proteína extraída de saliva de una determinada especie de garrapata, que parecen indicar un efecto antitumoral contra el melanoma.

También se están realizando pruebas in vitro con el ácido betulínico, con resultados esperanzadores, pero pendientes de evaluar in vivo.

Prevención del melanoma

La prevención del melanoma solo es posible en aquellos melanomas inducidos por radiación ultravioleta, para los cuales se debe usar una crema protectora solar resistente al agua, máscaras antimoscas con un prolongador sobre la nariz para darle sombra, y lo más funcional: no exponer al caballo a las horas de luz con mayor potencial nocivo.

Otros tumores de la piel similares al melanoma

El diagnóstico de un melanoma debe de ser realizado por el veterinario, ya que puede confundirse con otros tumores de piel que necesitan tratamientos muy distintos.

Esto ocurre con sarcoides y carcinomas de células escamosas (muy ligados a zonas despigmentadas y a la acción ultravioleta del sol), pero también con otros tumores.

Si te ha gustado este artículo sobre el melanoma equino, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas sobre el tema, usa los comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Cómo prolongar el tiempo de alimentación del caballo en la cuadra

Los caballos que no están en el campo y permanecen en el box la mayor parte del tiempo tendrán serios problemas de salud digestiva y mental si su estómago se queda vacío durante...
Leer más >

Gestaciones gemelares en yeguas

Una gestación gemelar parecería, en la primera impresión, una buena noticia. Tener dos potros en solo un año aparenta muy beneficioso, pero la realidad es otra. El número...
Leer más >