16 Octubre 2018

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Parásitos sanguíneos en el caballo: babesiosis o piroplasmosis

Seguro que has oído hablar de la enfermedad de la garrapata en los caballos, pero tal vez lo que no sabías es que en realidad este proceso no tiene su origen en la garrapata, sino en un parásito (Babesia equi y Babesia caballi del orden piroplasmida) que esta garrapata transmite cuando ella mista está afectada. Por eso, es más correcto denominar a esta enfermedad parasitaria como babesiosis o piroplasmosis.

En el Blog de PAVO hablaremos de los parásitos de la sangre del caballo que provocan anemia y fiebre en varios grados de intensidad, haciendo que esta enfermedad parasitaria sea un proceso que puede pasar desde inadvertido hasta llegar a producir la muerte.

¿Cómo se produce el contagio de babesias entre los caballos?

Aunque se le llama “la enfermedad de la garrapata” esta no es la que causa la enfermedad, sino la Babesia caballi y la Theileria equi (antes clasificada como Babesia equi)

Son unos protozoos que infestan a la garrapata y de esta pasan a la sangre del caballo gracias a la picadura de la garrapata, que busca los capilares sanguíneos más superficiales del caballo para alimentarse.

A diferencia de los perros, estas garrapatas pican, se alimentan y vuelven a desprenderse, de modo que no es fácil verlas sobre el caballo.

El parásito sanguíneo pasa al interior de los glóbulos rojos donde se multiplica y los destruye. Al liberarse pasan a contaminar otros glóbulos rojos y el ciclo continua.

Cuando una garrapata no contagiada se alimenta de sangre de un caballo con este parásito, adquiere la infestación, de modo que ya puede transmitirla a otros caballos cuando se alimente nuevamente.

Síntomas de babesiosis o piroplasmosis del caballo

Anemia

La destrucción masiva de glóbulos rojos que el parásito produce al multiplicarse crea anemia en el caballo.

Hemoglobinuria, bilirrubinuria e ictericia

Al destruirse los glóbulos rojos se libera hemoglobina al torrente sanguíneo. El organismo intenta eliminar ese exceso metabolizando la hemoglobina a bilirrubina, que es amarilla y le da ese color a las mucosas. Es lo que se conoce como ictericia.


Comprobación del color amarillo de las mucosas de la boca

Cuando la destrucción de eritrocitos es mayor, se producen daños en diversos capilares de órganos como hígado y el riñón eliminando en la micción tanto hemoglobina (hemoglobinuria) como bilirrubina (bilirrubinuria) y la orina se tiñe de un color que va desde el rojizo hasta el coñac.

Algunos propietarios lo describen diciendo que su caballo orina Coca-Cola.

Fiebre

La liberación al torrente sanguíneo de sustancias que no deberían estar ahí genera fiebre alta con la consiguiente anorexia (falta de apetito) y decaimiento.

Síntomas variados

Los daños que se provocan en los capilares de otros órganos también pueden producir neumonías, cólicos, diarreas, etc. Incluso, si se afecta el sistema nervioso, puede haber problemas de incoordinación de movimientos o cojeras.

No es necesario explicar que las lesiones pueden ser tan graves y la anemia tan intensa que el caballo puede morir, pero en general, la intensidad de los síntomas es intermedia.

Caballos portadores asintomáticos de Babesia

En ocasiones el caballo se convierte en portador asintomático ya que el parásito se acantona en órganos internos y desaparece de la sangre.

Estos parásitos vuelven a la sangre en cuanto el caballo sufre estrés y tiene una bajada de defensas, contagiando a más caballos gracias a nuevas picaduras de garrapatas.

Por esto, los países libres de este parásito, para permitir importar caballos o competir en su país, exigen pruebas rigurosas que descarten en el país de origen a estos portadores.

Los caballos deben de estar libres de síntomas en el momento del transporte, ser negativos en los análisis sanguíneos un mes antes y ser tratados contra garrapatas 7 días antes.

Después, en el país de destino, siguen comprobando el estado sanitario con análisis sanguíneos y revisión de presencia o no de garrapatas.

Diagnóstico de piroplasmosis del caballo

Existen enfermedades que cursan con síntomas muy parecidos a los de la babesiosis, así que debes de llamar al veterinario en cuanto lo sospeches para que haga un diagnóstico mediante análisis de sangre.

No retrases la llamada pues la piroplasmosis puede ser una enfermedad grave y pueden contagiarse otros caballos.

Tratamiento de la piroplasmosis equina

El tratamiento solo puede ser aplicado por un veterinario, en base a un buen diagnóstico de la especie de Babesia que infesta al caballo.

Los tratamientos son muy eficaces si se administran a tiempo, pero pueden dar lugar a efectos secundarios importantes como agitación, sudor intenso e incluso diarrea o cólico.

El veterinario debe estar presente en el momento del tratamiento para poder minimizar estos daños en el caso de que se produjesen.

Prevención de la babesiosis del caballo

A día de hoy no existen vacunas disponibles para la piroplasmosis equina, por lo que la prevención se basa en controlar las garrapatas de la zona donde vive el caballo y en aislar a los caballos que la padecen para evitar que las garrapatas que se alimenten de su sangren se contagien a su vez y vuelvan a contagiar a otros caballos.

La prevención de este tipo de parásitos sanguíneos es complicada, pero los parásitos gástricos y los parásitos intestinales tienen pautas de desparasitación muy fáciles de cumplir que puedes descubrir en otras publicaciones de nuestro blog.

Si te ha gustado este artículo sobre los parásitos sanguíneos del caballo compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Antonio Lamprea17-10-2018 12:22:43
La experiencia en la zona de Extremadura es que existen muchos portadores asintomáticos. Es muy importante un diagnostico rápido y acompañar en el tratamiento de suplementos vitamínicos y minerales que ayuden al organismo a recuperarse de la enfermedad
Equipo de piensos PAVO17-10-2018 12:57:27
Antonio, gracias por tu comentario.

Los portadores asintomáticos contribuyen en gran medida a la propagación de la enfermedad porque el propietario no es consciente del problema que tiene en la ganadería, y las garrapatas de la zona, con su picadura, contagiarán a otros caballos.

Por eso es muy importante detectar a estos portadores y realizar un control exhaustivo de las garrapatas.

En próximas publicaciones hablaremos de cómo combatir las garrapatas y otros parásitos externos.

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Tétanos en el caballo: una enfermedad cruel de muy fácil prevención

Todo aquel que ha visto morir a un caballo de tétanos no se olvida nunca de vacunar a sus caballos. Una enfermedad con una evolución inexorable, con una muerte agónica y angustiosa,...
Leer más >

El barefoot en caballos, ¿solo consiste en no llevar herraduras?

Tener un caballo descalzo hace 10 años era cosa de unos cuantos “raritos”, pero hoy en día es un recorte ampliamente extendido y reconocido, practicado por campeones del mundo...
Leer más >
¿Como mejorar tu forraje?

Pavo te ofrece alternativas o complementos al forraje, según tenga una mejor o peor calidad. Descubre como elegirlos. 

Visita la web