02 Agosto 2022

Salud


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Alergias alimentarias en el caballo

Las alergias alimentarias en los caballos son un tema muy complicado. Su diagnóstico es lento, detectar el alimento que las produce requiere paciencia y, una vez averiguado el causante, es difícil de encontrar una dieta que no contenga el alérgeno y, a la vez, sea equilibrada. Por suerte, su incidencia es muy inferior a lo que creemos.

En el Blog de Pavo hablaremos de la alergia a los alimentos para que entiendas el proceso y puedas actuar con conocimiento de causa.

¿Alergia alimentaria o intolerancia?

Alergia alimentaria

El sistema inmune reacciona contra la sustancia alergénica intentando eliminarla porque la considera extraña y peligrosa. Esa reacción está sobredimensionada y crea una serie de efectos en cascada que son más peligrosos que el agente que las desencadena.

Se ha visto que el sistema inmune reacciona contra determinadas proteínas, pero no contra azúcares o grasas. Esto es muy importante a la hora de especificar el tratamiento.

Intolerancia alimentaria

En este caso no interviene el sistema inmune.

Síntomas de alergia a algún alimento

Síntomas en la piel

Inflamación de la piel en forma de pápulas, es decir, pequeñas elevaciones delimitadas, que pueden ir aumentando de tamaño y número hasta confluir y formar una placa continua.

La evolución de esta lesión puede ser hacia pústulas y costras, ya que el animal, si tiene picor, se rasca y deja zonas sin pelo o forma escoriaciones, que se infectan y aparece pus.

El picor puede aparecer en distintos grados, pero también se han visto alergias alimentarias sin picor. De modo que el prurito no nos sirve para el diagnóstico.

Síntomas digestivos

Pérdida de apetito, diarrea, pérdida de peso, pequeños cólicos que pueden pasar desapercibidos.

Como puedes ver, todos los síntomas son muy inespecíficos, y comienza una dura tarea para diferenciar esta enfermedad de otras muchas.

Diagnóstico

Pruebas intradérmicas y serológicas

Son pequeñas inoculaciones de alérgenos en la piel. Según la reacción de la piel, sabemos a qué alimento es posiblemente alérgico.

Se ha visto que caballos que nunca habían tenido síntomas de alergia a un determinado alimento, daban positivos en las pruebas. Es lo que se conoce como falsos positivos.

En otras ocasiones, caballos que, en un principio, dieron negativo a cierto alimento, desarrollaban síntomas en cuanto lo comían. Eran falsos negativos.

Estas pruebas dan un número lo suficientemente alto de falsos positivos y falsos negativos como para descartarlas como tests fiables al 100%, pero son necesarios para descartar los alimentos de los que partimos en la dieta de eliminación.


Pruebas intradérmicas

Dietas de eliminación

Es la prueba más fiable. Consiste en eliminar el alimento del que se sospecha (gracias a las pruebas intradérmicas) durante un periodo largo de tiempo. Hay que avisar a todo el mundo de que el caballo está en dieta de eliminación y está prohibido darle cualquier tipo de alimento que no esté incluido en la tabla inicial de alimentos permitidos, porque podría confundir los resultados.

Si el animal comienza a mejorar a las 4-6 semanas es que no han habido falsos negativos. Pero si el animal sigue con síntomas tendremos que averiguar cuál de los alimentos que la prueba nos ha dicho que no era alérgico, pero lo es.

Si el animal comienza a mejorar tras esas 4-6 semanas, es el momento de introducir nuevamente algún alimento que resulte importante en su alimentación para ver si realmente era alérgico, o era un falso positivo. Si el nuevo alimento no produce reacción, se introduce otro nuevo. Y así hasta ver cual produjo la reacción.

Si se vuelve totalmente a la alimentación inicial y no se producen reacciones, probablemente, la alergia no fue alimentaria y la retirada del alimento condujo a una mejoría simplemente por coincidencia.

También pudo ser que la alergia sea a un alimento que no se da con frecuencia y no se detectó en la investigación inicial.

Las reacciones dérmicas son comunes en muchas patologías y hay que hacer un diagnóstico diferencial basado en una buena recopilación de datos del historial del caballo.

No solo hay que recopilar datos de alimentación habitual, sino de posibles alimentos que se dan con poca frecuencia o de cambios en la formulación del pienso.

Para poder hacer el diferencial con otras alergias también hay que investigar posibles elementos de contacto como nuevos champús, insecticidas, nueva cama, nuevas mantas o incluso nuevos detergentes con los que se han lavado las mantas. Estos podrán producir alergia por contacto que afecta a gran parte del cuerpo, por lo que se pueden confundir con alergias alimentarias.

También hay que investigar si pudieses ser alergia picaduras de insectos o dermatitis atópica. En este último caso se producen lesiones similares, pero la causa son alérgenos ambientales como el polen, ácaros, etc., que producen reacciones alérgicas en la piel por contacto, no por ingestión.

Tratamiento y dieta de la alergia alimentaria

En el momento de la crisis alérgica, el tratamiento lo debe de prescribir el veterinario tras la exploración y elaboración del historial.

Una vez confirmado que la alergia es alimentaria y descubierto el alimento que la produce, es necesario eliminarlo de la dieta y sustituirlo por una alternativa nutricionalmente equivalente. Esto, que en la teoría parece fácil, en la realidad es muy complicado, y encontrar el alimento que produce la alergia se convierte en una tarea prácticamente imposible en un periodo de tiempo corto.

Debido a que la prueba de la dieta de eliminación puede llevar incluso meses, resulta imposible de mantener para ciertos caballos de competición, porque perderían condición corporal y rendirían menos. Se opta entonces por una dieta menos restrictiva, pero poco alergénica combinada con el fortalecimiento de la microbiota intestinal.

  • Mejorar la microbiota intestinal

Es importante fortalecer la flora digestiva para mejorar la barrera intestinal y que las proteínas alergénicas no puedan atravesarla. Por lo tanto, estaría indicado el uso de probióticos, prebióticos y dietas altas en fibra de calidad.

  • Proteínas nuevas

Ya que los alérgenos son proteínas, hay que usar productos alimenticios basados en proteínas que sean nuevas o no habituales en su alimentación. Es el caso del salvado de arroz, altamente energético y, por el momento, poco habitual en su alimentación, de modo que sería poco probable que fuese la causa de la alergia en ese caballo, que nunca lo había tomado antes.

  • Ácidos grasos esenciales

Los aceites ricos en ácidos grasos esenciales antiinflamatorios, además de aportar energía, tienen efectos antiinflamatorios sobre el intestino y sobre la piel.

Si te ha gustado este artículo sobre las alergias alimentarias en el caballo, compártelo con los amigos a los que les pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

Síndrome metabólico equino y la obesidad en el caballo

El Síndrome Metabólico Equino (SME) es una enfermedad del metabolismo del caballo directamente relacionada con la obesidad, resistencia a la insulina y la infosura (laminitis). Es una enfermedad...
Leer más >

El estramonio, una planta muy tóxica para el caballo

El estramonio es una de las plantas más peligrosas que existen para el caballo. La suerte es que no la suelen comer en condiciones normales, pero sí que aparecen determinadas circunstancias...
Leer más >