14 Abril 2020

Comportamiento


¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Castrar o no un semental que no se dedicará a la cría

El potro comienza a manifestar comportamiento de un semental. Si es un buen ejemplar y va a ser dedicado a la cría, no tenemos dudas. Pero, ¿qué ocurre si su destino es la competición o el ocio?, ¿lo castramos o no?

En el Blog de Pavo hablaremos de los inconvenientes para el equilibrio mental de un caballo entero si no se tienen en cuenta sus necesidades sociales.

Bases para entender el comportamiento del semental

El comportamiento de un caballo depende de un componente instintivo y de un componente adquirido por aprendizaje.

El comportamiento sexual es en su mayoría instintivo, y debido a que casi todo lo instintivo está ligado a la supervivencia de la especie es difícil de eliminar o modificar. Por tanto, la parte modificable por aprendizaje es mínima.

Los comportamientos sexuales dependen en gran medida de las hormonas. En el caso del semental dependen de la testosterona, hormona que se produce en su mayoría en los testículos. Por eso, un caballo castrado presenta menos comportamientos directamente relacionados con la reproducción.

Los niveles de testosterona aumentan en primavera y, por tanto, las conductas sexuales también se incrementan.

Comportamiento natural del semental en estado salvaje

En la naturaleza el comportamiento del semental tiene el foco dirigido a los otros sementales, la monta y la manada.

Expulsar a otros sementales

El semental de la manada pondrá todo su esfuerzo en rechazar sementales competidores.

El semental ha crecido, primero dentro de la manada materna y, después, entre otros adolescentes, de modo que aprenden las normas sociales durante toda su juventud.

Cuando dos sementales se encuentran conocen estas normas, así como las señales de amenaza, dominancia y sumisión. Puede que, incluso, conozcan al competidor por haber crecido juntos, y saben de antemano las posibilidades de victoria.

De modo que, muchas rencillas se resuelven sin contacto físico, por el lenguaje corporal y otros mensajes sensoriales.

El perdedor se retira alejándose del territorio de la manada.


Sementales peleándose en estado salvaje

 

La monta

Cuando una yegua sale en celo, el semental pondrá todo su empeño y energía, incluso durante días, en cubrirla.

La unión de la manada

Son bien conocidas las luchas con otros sementales y lo insistentes que son para montar una yegua en celo. Pero hay otra parte, menos conocida, en la que el semental invierte mucho tiempo: mantener a las yeguas de su manada en su manada.

La yegua líder camina delante de la manda dirigiéndola, y el semental camina detrás de la manada empujándola y delimitando los laterales para que ninguna yegua salga del “redil” casi del mismo modo que un perro pastor lo hace con sus ovejas.

Esto supone un trabajo físico y mental desmesurado, y durante todo el año, no solo en época de celos.

Comportamiento de un semental en cautividad

En una ganadería o en un club hípico las relaciones entre machos y hembras no siguen los criterios naturales, pues es inviable ese tipo de gestión, ¿qué ocurre con el semental en estas circunstancias?

Lo más habitual es que los caballos no hayan aprendido las señales sociales y la pelea física entre machos enteros surge por no haber entendimiento a distancia. Además, aunque uno de ellos se considere derrotado, ¿a dónde huye?, si el box, el paddock o el cercado se lo impide. Hay sementales que viven toda su vida amedrentados por un semental cercano.

En la actualidad la cría se aleja bastante del sistema natural de selección (es imposible ese sistema de cría) en el que un semental pasa muchísimas horas dedicándose al cuidado de sus yeguas.

Recordemos que un caballo es un animal gregario y su equilibrio emocional se mantiene cuando pertenece a una manada. Si aislamos a los caballos, interrumpimos su equilibrio y se desarrollan frustraciones que muchas veces desembocan en vicios de cuadra como el baile del oso, tragar aire o morder la madera

Este grado de aislamiento se eleva al grado máximo en el caso de los sementales, que por su comportamiento son encerrados, para evitar problemas, en boxes o prados aislados. Muchas veces estos animales no contactan con otros caballos más que en el momento de la cubrición.

Y algunos ni eso ya que, aunque no se dedican a la cría, no se castran porque sus dueños los quieren con ese “brío” que da la testosterona. Pero, ¡un animal con tanto poderío es difícil de controlar montado!, así que se le coloca un bocado con una buena palanca, le añadimos unas espuelas considerables, y ¡solucionado! O eso creemos porque este cóctel de semental, aislamiento y mano dura es el camino perfecto para tener un animal frustrado en el box y fuera de él.

Si no vas a dedicarlo a la cría, lo mejor es castrarlo. Al castrarlo podrá relacionarse con otros caballos, permaneciendo en el mismo prado, yendo de paseo y compitiendo más tranquilo. Una vida más sana para su mente.

A veces, la decisión de la castración es una decisión “humanizada”. Se extrapola la castración a lo que supondría para un hombre, pero la connotación psicológica de estar castrado no existe en los caballos. Un caballo castrado es un animal que no tiene necesidades reproductivas ni de mantener a su manada unida: un descanso para su cuerpo y su mente.

¿Te imaginas el estrés mental que sufre un semental en un club hípico para mantener fuera de su territorio a otros sementales, o para mantener a todas las yeguas cerca cuando no puede moverse de su box?

Si no lo vas a dedicar a la cría, cástralo; y si lo vas a dedicar a criar ten en cuenta todas estas condiciones y haz lo posible para mejorarlas, porque el bienestar equino no es solo tener alimento y techo.

***
Sigue en Instagram todos nuestros artículos sobre comportamiento equino con el hashtag #ComportamientoconPavo

Instagram de piensos Pavo: @piensospavo

https://www.instagram.com/piensospavo

***

Si te ha gustado este artículo sobre si es recomendable castrar a un caballo, compártelo con los amigos a los que le pueda resultar de ayuda.

No te quedes con dudas, envíanos tus comentarios y responderemos a tus preguntas.

¿Te gusta el blog de Pavo?

  

¡Suscríbite al blog!

Te avisaremos cada vez que publiquemos nuevo contenido

Consentimiento
Información básica sobre protección de datos

Compartir en:

Envíanos tu comentario

Nombre

Dirección de correo electrónico (no visible)

Mensaje


Posts relacionados

El lenguaje corporal de los caballos

Cuando pensamos en lenguaje, pensamos en sonidos, pero el caballo es capaz de hablar con todo su cuerpo. Por otro lado, los caballos emiten sonidos solo unas pocas veces al día, mientras que el...
Leer más >

Los caballos que se cuelgan

Un caballo que se cuelga, ¿tiene un problema de comportamiento real, o solo responde de modo natural a sus instintos? En el Blog de Pavo hablaremos de los caballos que se cuelgan, para que aprendas...
Leer más >